19:58
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Nuevas gracias y curación >> Milagros 2004
Back

Boutros El-Beayni:
Mientras que estaba bajando de Yanouh para comprar medicamento para tratar la hemorragia y al llegar a la curva del Masbak decidió visitar la ermita del Santo. Rezó y pasó toda la noche delante de la ermita. Cuando despertó el día siguiente, encontró que el absceso se había desaparecido y que la hemorragia se detuvo. Por eso se dirigió al monasterio de Santo Maron-Annaya y registró su milagro agradeciendo a Dios por la gracia de su curación.

Georges Yunan:
Georges Yunan es un cardiólogo que vive en los Estados Unidos. Sintió un dolor de oreja y hizo los examines necesarios que mostraron que un vaso cerebral necesitaba una intervención quirúrgica muy peligrosa cuyo resultado estaba arriesgado. Esperó diez días antes de tomar una decisión, y mientras tanto su esposa que es de origen libanes hizo voto a San Charbel por la intención de su esposo. Al día siguiente, Dr. Georges se despertó totalmente curado de todos sus dolores, y hasta hoy sigue teniendo muy buena salud. Visitó el monasterio de Santo Maron-Annaya, la tumba de San Charbel, agradeció a Dios por la gracia de su curación y registró el milagro el 2 de julio de 2004.
 
Emilio Akiki:

El niño Emilio tomó un medicamento sin que sus padres hicieran atención, por consiguiente tuvo cianosis, volviendo todo azulado, y tuvieron que llevarlo al hospital. Entró en coma y fue intubado y ventilado pero sin resultado. Por eso exigieron la presencia del sacerdote Efram Akiki, que fue el sacerdote de su parroquia en aquel tiempo, para que le diera la bendición del óleo y de la señal de la cruz. Antes de hacerlo, el sacerdote quiso bautizarle. Así, le bautizó con el nombre de Charbel y rezó un Padre Nuestro y un Ave María, y pidió a Dios que curara al niño Emilio por la intercesión de San Charbel. Después de haber terminado la oración, el niño gritó y recobró conocimiento. Todos estaban sorprendidos, incluso el médico que dijo que era un milagro porque había perdido la esperanza en su curación. Los padres del niño vinieron con el sacerdote Efram Akiki para registrar el milagro y eso fue el 2/2/2004.

Hanna Harb:
Hanna es un empleado en el hospital de Tannourine, sufrió de hepatitis. Recurrió a San Charbel y le hizo una novena en la intención de su curación. Después de haber terminado la novena, se curó el 26/10/2004. Fue al monasterio de Santo Maron para agradecer a Dios la gracia otorgada por la intercesión de San Charbel y registró su curación el 28/10/2004.

Jean Suleiman:
Jean padecía de cáncer que se propagó a otras zonas del cuerpo. Al cabo de ocho meses de tratamiento, Jean rezó con fervor a San Charbel pidiéndole que le curara y el santo escuchó su ruego. El 4/08/2004, fue al monasterio de Santo Maron-Annaya para registrar el milagro de su curación y agradecer a Dios por la gracia otorgada.

Joseph Khweiry:
Joseph ingresó al hospital para que le hicieran exámenes médicos y resultó que padecía de cáncer en el cuello y necesitaba una operación urgente. El 2 de abril ingresó al hospital de Notre Dame du Liban y mientras que estaban haciendo los preparativos preoperatorios en el quirófano y estaban anestesiarle, se le apareció San Charbel en el uniforme del médico y le operó. Los médicos fueron sorprendidos al incidir el cuello por la desaparición de toda traza del cáncer. Le dieron de alta el 6 de abril, es decir después de cuatro días, mientras que necesitaba quedarse en el hospital al menos un mes. Fue al monasterio de Santo Maron-Annaya el 25/7/2004 y registró su curación.

Joey El-Kazzi:
A causa de infección de la cadera y de la rodilla, la niña Joey empezó a gatear sobre la barriga porque volvió incapaz de caminar. Su padre la llevó por la noche al monasterio de Santo Maron-Annaya, pero las puertas estaban cerradas, así la puso sobre la primera tumba de San Charbel y luego tomó un poco de suelo de la tumba y lo puso en su boca. Regresó a casa y la puso en su cama.
Por la mañana fue a su trabajo. Cuando la niña despertó, se levantó y empezó a caminar normalmente sin sentir ningún dolor. Entonces el padre se dirigió al monasterio de Santo Maron-Annaya con su esposa y su hija Joey, tomando con él velas cuyo peso equivale a aquel de su hija, y registró el milagro de su curación el 4/3/2004.

Marie Haddad:
Padeció de cáncer de tiroides hacía cinco años. Fue a San Charbel y participó en la procesión de cada 22, tragó un algodón de aceite bendito de San Charbel. En seguida se curó de su enfermedad, y eso fue el 22/5/2004. El 22/9/2004 registró el milagro de su curación.

Michel Doumit:
Le hicieron una operación en la rodilla derecha para luego hacerle la segunda rodilla. Pero dando que sufrió mucho en la primera operación y de miedo que el dolor aumentara con la segunda operación, se recurrió a San Charbel. Rezó y pidió su intercesión. Por la oración su rodilla se curó y no necesitó ninguna operación quirúrgica, así se dirigió al monasterio de Santo Maron-Annaya y registró su curación el 22/8/2004.

Mohammad Awad:
Mohammad Awad nació el 3/5/2004. Al nacer lo pusieron en la unidad de cuidados intensivos porque sufría de Disnea y de neumonía, y quedó en la unidad de cuidados intensivos por 15 días. Durante este tiempo, su estado se agravó, desarrolló neumotórax y neumoperitoneo (presencia de aire en el tórax y el abdomen) y sufrió de hipertensión. Cada día el riesgo aumentaba más y más. Su tío Mohammad Awad visitó el monasterio de Santo Maron-Annya, la tumba de San Charbel donde rezó e incendió una vela. Al día siguiente, telefoneó al doctor Imad Khayat para preguntarle sobre la salud del niño. El médico le dijo, incapaz de dar explicaciones a lo que había pasado: “Una fuerza más grande que yo y más grande que ti cambió el niño 180 grados”, no necesitaba más ventilación mecánica y no había aire ni en el tórax, ni en el abdomen, ni en el corazón, no tenemos que hacerle ninguna operación, “y no sé qué decirte”.  Así podemos decir que un poder divino por la intercesión de San Charbel curó el niño. El milagro fue registrado el 21/7/2004.