04:40
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Evangelio de domingo

Domingo de los Piadosos y Virtuosos
El juicio de las naciones


31    Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,
32    y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.
33    Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Copyright Image
34    Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
35    Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;
36    estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.
37    Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?
38    ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?
39    ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?
40    Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.
41    Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
42    Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;
43    fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.
44    Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?
45    Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.
46    E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Meditación:

El evangelio de hoy finaliza las introducciones escatológicas, según el evangelio de Mateo. Es un texto profético sobre el Juicio Final, en el que Mateo usa tres imágenes bíblicas del Antiguo Testamento. La primera imagen es del Hijo del Hombre, que los profetas predijeron (el Libro de Daniel), la segunda es del Rey sentido en su trono, y aquella del pastor que aparta las ovejas.  
La primera idea: En este evangelio vemos los rasgos del rostro de Dios en tres imágenes. Dios mismo es el Juez Soberano, el Rey, y el pastor. En este texto, el Señor vuelve el hermano se sus hermanos más pequeños. Es decir vuelve el hambriento, el forastero, el desnudo, el enfermo, el encarcelado…Uno de los Padres dice: “La cara de Jesús cambió después de su resurrección, y los discípulos no pudieron reconocerlo. ¿Por qué? Es que asumió el rostro de cada humano.”
La segunda idea: ¿Quién son los piadosos y los virtuosos? Son los que han practicado la misericordia y vivido el amor. Son los que han tratado a las criaturas, especialmente a los que sufren, al ejemplo del corazón del Señor misericordioso. Son los que han encontrado a Jesús en el desnudo, el enfermo, el sufriente, el débil, y el pecador (a todos los niveles: espiritual, físico, moral, humano, psicológico…). La particularidad de la obra misericordia en el cristianismo es que esta hecha por amor al Señor Jesús que volvió el también el desnudo, el enfermo, y el sufriente en cada humano que encontramos cualquiera sea su condición.
Cuanto a los que están a su izquierda, son los que, por causa de su egoísmo y el culto de sí mismos rechazaron completamente el amor en su vida, es decir rechazaron encarnar el amor, la misericordia, el perdón, y la paz. Más, rechazaron Jesucristo y el ser que amó, se resolvieron al mal, a hacer daño al humano y siguieron así hasta el final. Así rechazaron el perdón del Señor y murieron faltando de piedad porque no habían conocido la misericordia en su vida. Su destino es la perdición porque son ellos que han elegido este juicio.
Hermanos, en base al evangelio de este domingo, cada uno sabe con relación a qué será juzgado. (Porque seremos juzgado por el amor) ¿Por qué temo el Juicio Final cuando sé desde ahora cuales son las preguntas que el Señor me hará? Todos tenemos el poder y los medios para prepara estas preguntas y practicarlas en esta vida.
Cada humano que encuentro, aun me ha ofendido, es Jesucristo detrás de los rasgos de su rostro. ¡Que tengamos piedad de los demás para que Dios sea misericordioso con nosotros!
Para concluir, que los piadosos y virtuosos, que son hijos de la iglesia que han encarnado el Reino en su imagen más esplendorosa, sean ejemplos del cielo para nosotros y nuestros intercesores. Especialmente María la Madre de Dios, los apóstoles, los mártires, los confesantes, los piadosos, y los elegidos hijos de la derecha, que se santificaron por el amor y la lucha constante por Jesucristo. Señor pónganos a su lado, tenga piedad de nosotros tal como hicimos uno para el otro en esta vida, y ayúdenos para seguir sus ejemplos. Le agradecemos y glorificamos hasta la eternidad.