09:45
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Evangelio de domingo

El Noveno Domingo de Pentecostés

Lucas 4:14-21

14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. 

15 15 Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos. 

16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo[a] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. 

17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: 

18 El Espíritu del Señor está sobre mí, 

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; 

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; 

A pregonar libertad a los cautivos, 

Y vista a los ciegos; 

 A poner en libertad a los oprimidos; 

19 A predicar el año agradable del Señor.

20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 

21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros. 


 Meditación 

Sigamos viviendo el tiempo de Pentecostés, semana tras semana. Cada domingo conocemos, cada vez más, el Espíritu Santo en la vida de Jesús y en su obra de salvación sobre la tierra. Vino para socorrer al débil, curar el enfermo, liberar al oprimido, y predicar el reino de Dios en el que hay la salvación de todo el mundo.

Este domingo, descubrimos por el Espíritu Santo la obra principal de Jesús que es la salvación de toda la humanidad. Es que el que tiene el poder del Espíritu Santo puede hacer milagros, y desafiar y vencer la maldad. No existe un poder más grande que el poder de Dios el Padre y este poder se manifiesta en su hijo mediante el Espíritu Santo.

Somos también invitados, al ejemplo de los discípulos, a hacer milagros. Armémonos del Espíritu Santo y hagámosle el guía de nuestra vida, que nos dirija a la ruta más cerca hacia el cielo; de esta manera vivimos en alegría y paz y experimentamos la felicidad eterna.