12:46 pm
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Evangelio de domingo
El Domingo del Milagro de la Boda en Caná de Galilea
Juan 2:1-11
Las bodas de Caná

1    Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Copyright Image
2    Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
3    Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
4    Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
5    Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.
6    Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.
7    Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.
8    Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.
9    Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo,
10    y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; más tú has reservado el buen vino hasta ahora.
11    Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

Meditación

Un águila que voló y así se difundió su divinidad, una ternura que brotó y reveló su amor, intrépido que quedó a solas con el Único. Es el evangelista Juan, el discípulo amado, el escritor del evangelio de Juan, de las tres epístolas, y del libro del Apocalipsis. Con El entramos al tiempo de la Cuaresma a través del evangelio del domingo del milagro de Caná de Galilea y también acabamos con El por el evangelio del domingo de los Ramos. Como si fuera el principio y el fin, igual a su maestro que es el alfa y la omega, en este tiempo que es el tiempo del regreso a sí mismo. Estas palabras son inspiradas del evangelio de hoy, como sigue:
Tercer día: Es el tercer día después del encuentro de Jesús con Nataneal y el séptimo después del testimonio de Juan el Bautista (Ve al primer capítulo), es que en el séptimo día la creación terminó (Génesis 2:1-3), y al llegar al séptimo día terminó la primera semana de la anunciación de Jesús y fue el milagro del vino, un nuevo milagro de creación. Con ese milagro Jesús reveló su gloria y los discípulos creyeron en El, y esta gloria sería completa por la resurrección (17:5), al tercer día es decir después de la crucifixión y muerte de Jesús. Indica también el milagro del Templo que viene inmediatamente después del milagro del vino. El tercer día en la primera Iglesia significa específicamente la resurrección del Señor Jesús de la muerte, para hacer hincapié que hay un periodo que separa la muerte de la resurrección.
Se celebró una boda: Para indicar la gran felicidad durante los tiempos cristianos, los tiempos en los que Dios cumple la salvación, desde las profetas del Antiguo Testamento hasta la encarnación y la natividad del Señor, con la anunciación a los pastores, luego al comienzo de la vida pública con el milagro del vino que alegra el corazón (Salmo 104:15), llegando a la crucifixión, la muerte, y la resurrección: el comienzo de la alegría celestial.
La madre de Jesús: La Virgen María aparece solamente dos veces en el evangelio de Juan, aquí y cerca de la cruz, al comienzo y al fin de la misión de Jesús. Esta una indicación más sobre la relación entre lo que pasó en Caná de Galilea y la crucifixión, la muerte, y la resurrección.
Mujer: Esta calificación no se usa, como piensan muchos, para despreciarla sino para mostrar la naturaleza de la relación fuera de lo habitual entre Él y su madre. Aunque es humana y no puede entender el misterio y la obra de Dios, prima el parentesco físico para hacer de Ella la mujer del Nuevo Testamento y la puerta de la gracia. Esta palabra nos lleva al Libro del Génesis (2:32) y a las referencias del antigua Testamento que comparan Israel a la madre y la mujer. Es que María es la nueva Eva y el símbolo de la Iglesia, la nueva Israel.
Hagan lo que él les ordene: La madre de Jesús repite lo que el faraón dijo a los egipcios el día que les faltó el alimento: “Vayan a ver a José, y hagan lo que él les diga” (Génesis 41:55). José era el gobernador del faraón, rey de Egipto, el símbolo de Jesús, el Rey más grande. Con estas palabras, la Virgen pone los sirvientes a la disposición de Dios, es decir lleva el humano a Dios el Redentor.
Seis tinajas: La profusión de vino excedía lo que necesitaban hasta el fin del banquete, pero representa la efusión de la bendición y la alegría por medio de Jesucristo el Salvador. El número seis de las tinajas es incompleto (7-1=6), y Jesús ha hecho lo incompleto completo. La transformación del agua de purificación en vino bueno es un símbolo de la transformación del Antiguo Testamento en un Nuevo, y mejor sin comparación.
Sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua: Los sirvientes aquí representan los discípulos, los sirvientes de la palabra, los responsables de la verdadera educación apostólica. El vino simboliza esta educación. Es que Jesús nos invita a permanecer en El para dar fruto porque El es la verdadera vid. Es lo que está escrito en el capitulo quince del evangelio de Juan.
Has guardado el mejor vino: Hasta este versículo, Juan menciona cinco veces el vino, y eso es el número de los Libros de Moisés (Torá). Quiere decirnos que el vino bueno de Jesús supera aquel de los profetas, o sus enseñanzas. Representa el vino de la Eucaristía.
Relvó su gloria: La reveló a través de su obra porque la realizó de Dios. La reveló después de la resurrección junto al lago de Tiberíades. Sigue revelándola a través de sus santos, especialmente San Charbel cuyos milagros sobrepasan los cincuenta anualmente.
Por estas nueve expresiones que son símbolos de la Trinidad Triple, estamos bajo los ojos del Señor desde el principio hasta el fin. Su presencia es una garantía de alegría y profusión de gracias y bienes y bendiciones por la intercesión de la tierna madre de Dios, la Virgen María. Po eso hermanos, en el comienzo del Tiempo de la Cuaresma, tiempo de la fertilidad espiritual, tenemos que quitarnos el hombre antiguo y llevar el nuevo, que cumplir nuestra vocación cristiana principal que es la santidad: “Sean santos, así como su Padre celestial es santo.” Con esta vocación llegamos al puerto de salvación, y el ayuno es una barca de redención para cruzar el mar de nuestra debilidad humana, con sus olas agitadas, fiándonos de su gracia, “Te basta con mi gracia”.
Ayuno bendito